jueves, diciembre 07, 2006

En Chile, acercan eficiencia energética al sector Pyme

La estrechez que el sistema eléctrico local podría enfrentar en 2008, debido a los recortes de gas natural argentino y la eventualidad de un año seco, que reduzca las reservas hidroeléctricas, obliga a trabajar en la diversificación de la matriz energética, mediante el desarrollo de proyectos como la regasificación de gas natural licuado (GNL), centrales a carbón, turbinas diesel de emergencia y la generación con recursos renovables no convencionales.

Sin embargo, para que ese trabajo sea exitoso también se requieren esfuerzos para hacer un uso eficiente de la energía que permita desacoplar las curvas de crecimiento de la demanda eléctrica y de expansión de la actividad económica.

Hasta el momento los esfuerzos del Programa País de Eficiencia Energética (PPEE) establecido por el ministerio de Economía se han focalizado en el área residencial, de organismos públicos y de la gran empresa. A ello se suma la necesidad de internalizar y masificar entre las firmas de menor tamaño prácticas en esta dirección.

En este contexto, este martes el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Carlos Álvarez presentó un nuevo instrumento de apoyo a la contratación de consultorías en eficiencia energética, que co-financia hasta un 70% del costo de estudios y/o auditorías para cuantificar el ahorro posible de energía y determinar un plan de mejoras, ya sea con simples medidas correctivas o proyectos de inversión.

"Con este instrumento las empresas podrán realizar las evaluaciones necesarias y definir planes de mejoramiento inmediatos, o cuando corresponda, elaborar proyectos de preinversión, porque el ahorro energético beneficia a las empresas porque ayuda en la baja de sus costos, así como en el incremento de su productividad y competitividad", aseguró Álvarez.

Agregó que se espera una pronta reacción del sector privado, para lo cual se estableció que la facturación máxima para poder postular es UF 1 millón, lo que -precisó- sólo deja afuera al 3 ò 4 por ciento de las compañías más grandes del país.

El cofinanciamiento alcanza al 70% del costo del proyecto, con un tope de UF 300 (unos $ 5,5 millones), siendo los sectores agroindustrial y manufactureros los que hasta el momento se han mostrado más interesados en conocer sus oportunidades de ahorro energético.

Los recursos pueden ser destinados a tres fases de trabajo. En la primera, de auditoría, es posible conocer las fuentes de energía de la empresa, sus usos, subprocesos y su nivel de producción, para así determinar los potenciales de eficiencia que tiene.

En una segunda etapa se implementan las medidas de eficiencia, mediante el diseño y aplicación de acciones que consideran criterios como la priorización de costo, beneficios y plazos.

En tercer lugar se contempla la elaboración de un proyecto de inversión para levantar el financiamiento necesario, para lo cual Corfo dispone de una alianza con la alemana KfW, que considera la entrega de créditos -vía bancaria- con condiciones más blandas que permiten materializar los proyectos que permitan alcanzar ese objetivo.

Se informó que para acceder a este instrumento, las empresas deben contactarse con los agentes operadores intermediarios de Corfo que los apoyarán en el proceso desde la postulación o bien directamente a los consultores reconocidos por el Instituto Nacional de Normalización (INN).

Label Cloud

The Energy Blog